Entrevistas

El secreto de la innovación israelí

Entrevista con Danny Biran, de la Autoridad de Innovación de Israel

Con Danny Biran, Director de la División Internacional en la Autoridad de Innovación de Israel, quien participará en el evento “Punta Tech". (Ana Jerozolimski)
13.01.2018 19:03
2018-01-13T19:03:00

Este domingo 14 de enero, en la Fundación Atchugarry en Punta del Este, se lleva a cabo el ya prestigioso evento “Punta Tech”, concebido y creado hace ya diez años por Pablo Brenner, Ariel Pfeffer y Sergio Fogel. Uno de los destacados conferencistas de este año, es Aharon Aharon, que encabeza la Autoridad de Innovación de Israel.

Estará presente también Danny Biran, quien tras una vida de destacadas posiciones al máximo nivel en grandes empresas en el sector privado, como Semi-Conductors y Altera, resolvió aceptar la invitación a sumarse a Aharon en el sector público.Desde setiembre último, está a cargo de la División Internacional de la Autoridad de Innovación.

En ese marco, más allá de la actividad en Punta Tech, Aharon y Biran ya han tenido diversos encuentros en Montevideo, tanto con figuras de gobierno como representantes de grandes empresas y start-ups, uno de los eslabones en la cadena que puede más adelante traducirse en acuerdos de cooperación entre Israel y Uruguay en el área de la innovación.

Pocos días antes de partir a Uruguay, Biran nos recibió en su despacho. Este es un resumen del diálogo mantenido, que nos permitió acercarnos al corazón de la innovación israelí.

 

 

P: Danny creo que es ineludible comenzar preguntándole sobre el viaje a Uruguay que usted está por emprender junto a Aharon Aharon y que estimo va más allá de Punta Tech.

 

R: Así es. El marco general es que América Latina es en general una zona que nos interesa mucho en la Autoridad de Innovación, por  varios motivos. En distintos países hay necesidades a nivel de Estado y también en marcos más locales, a las que se puede responder con tecnologías israelíes. Parte de nuestro papel es propiciar cooperaciones que permitan a empresas israelíes trabajar con compañías o entidades en distintos países. Además, allí hay mano de obra de alta calidad. Y recordemos que para nosotros esto es relevante porque la Autoridad de Innovación entra en escena no cuando hay un producto terminado que tiene que ser exportado sino cuando aún hay un elemento que aún debe ser desarrollado. O sea que se puede por ejemplo tomar una tecnología desarrollada para otro mercado y hacerle determinada adaptación para el mercado latinoamericano. Eso es algo que solemos hacer con distintas partes.

 

P: O sea que cuando ustedes cooperan con algo, no es que buscan simplemente inversionistas con dinero que puedan pagar sino que haya de la otra parte cabeza para desarrollar .

 

R: Exacto. Así que hay allí una buena combinación. América Latina es un mercado desarrollado que al mismo tiempo continúa desarrollándose y eso requiere muchas tecnologías. Pero está además, como decíamos al principio, PuntaTech.

 

 

EVENTO DE ALTO NIVEL

 

P: Numerosos ingenieros uruguayos en diversas disciplinas son egresados del Technion. Y acá, dos de los dos fundadores de Punta Tech , Pablo Brenner y Sergio Fogel, también estudiaron allí. Junto a Ariel Pfeffer, son los promotores de este gran evento.

 

R. Justamente. Allí  hay una combinación singular de egresados del Technion, egresados de IBM, gente que conoce a Aharon...mundo chico sin duda.

Y si bien esa no es una condición, siempre que hay contactos así de fondo, con judíos e israelíes que quieren empujar cosas buenas, eso aporta porque conocen el sistema israelí. A menudo hay que buscar en cada país el socio apropiado. Puede haber muchos marcos gubernamentales o no gubernamentales  en cada país, pero nosotros buscamos un interlocutor, una contraparte muy determinada , alguien que pueda ayudar en la financiación de ese lado así como nosotros lo hacemos aquí, pero que también tenga buen vínculo con la industria. Para hacerlo bien, siempre es bueno poder contar con gente local que asesore debidamente. Y cuando hay por ejemplo, como en este caso, uruguayos judíos que estudiaron en Israel y por lo tanto conocen, eso es muy positivo.

 

P: ¿Usted tenía conocimiento de antemano sobre Punta Tech?

R: Punta Tech específicamente, apenas oímos sobre lo que es, entendimos que es algo grande y muy destacado y que si bien se realiza en Uruguay, atrae a gente de otros países también. Estoy seguro que será una gran cosa hablar allí de la innovación israelí, la tecnología, qué podemos ofrecer en marcos de cooperación, qué buscamos en esos relacionamientos. Sin duda quienes estén allí serán justamente el público al que apuntamos.

 

P: ¿Qué sabían de Uruguay?

R: La verdad es que no demasiado en detalle. A mí me gusta el fútbol y especialmente Barcelona, así que sigo a Luis Suárez. Pero bromas aparte, no sólo eso. Nos reunimos aquí con el Embajador uruguayo, para  tener más información, y nos sorprendió muy positivamente, nos impactó, ver cuán alto  está ubicado Uruguay en las tablas internacionales de libertad, democracia y transparencia. Eso es maravilloso.

 

P: Es importante también para vuestro campo ¿verdad?

R: Muy importante. Cuando hacemos negocios todo debe ser muy limpio y claro. Así que esos datos fueron claves. Además, cuando yo trabajaba en la empresa Semi Conductors,  conocí a uruguayos. Recuerdo a Igal Brener y a Gerardo Nahum.

 

JUNTOS, SIEMPRE ES MEJOR

 

P: Danny, vuestra visita no se limitará a la conferencia de Aharon en Punta Tech. ¿Qué más harán?

R: Tendremos encuentros también en Montevideo, con representantes del gobierno, de UTE, en diferentes empresas, realmente una agenda muy buena e interesante.

 

P: ¿Son encuentros de los que pueden surgir negocios concretos?

R: La Autoridad de Innovación financia proyectos de investigación y desarrollo con la intención de que terminen arrojando un valor económico, claro está. No financiamos investigación básica, eso es algo que hace el Ministerio de Educación.  Pero como di a entender antes, nuestra forma de hacer negocios no es ofrecer un producto y esperar que nos compren algo sino la búsqueda de oportunidades para cooperar.O sea que uno de nuestros roles es descubrir necesidades en otros lados. Por ejemplo, si  hay en Uruguay una gran compañía que se dedica a temas de energía o telecomunicaciones, que nos dice que quisiera cooperar con pares israelíes, entramos en acción y facilitamos la conexión. Y tenemos la plataforma que nos permite financiar a las empresas israelíes que participen en una cooperación de ese tipo.

 

 

P: ¿De fondo está la convicción de que hacer cosas juntos es más productivo?

R: Eso es indudable.  El mercado israelí es limitado y para saber qué desarrollar y cómo, siempre hay que estar en contacto con empresas de otros mercados. Aquí se conoce menos a América Latina, así que es muy bueno entrar en ese mundo y saber qué les puede interesar para cooperar con compañías israelíes.

La verdad es que llega a Israel mucha gente que queda maravillada con lo que se hace en Israel, pero nosotros también queremos aprender lo que se hace en el mundo, porque no consideramos que hacemos las cosas a la perfección. El mundo va cambiando y por eso es importante conocer y ampliar horizontes, sea mediante vínculos con gente de los gobiernos, de la academia o emprendedores. Es importante escuchar qué hacen y cómo. Esos intercambios en conversaciones  comunes y corrientes, siempre son muy útiles para todos.

 

P: Es muy interesante lo que dijo, y también señal de humildad. Yo justamente le iba a preguntar si cuando habla de “cooperación” con otros lados, es porque el término es políticamente correcto, y de hecho lo que hay es que Israel puede averiguar qué tecnología necesitan en otro lado y lo podrá proporcionar. Pero usted dice que no es exactamente así.

 

R: Bueno, te diré dos cosas al respecto. Primeramente, es cierto que una de las cosas buenas que caracterizan a las compañías israelíes, es que si les defines un objetivo claro, hallarán la forma de alcanzarlo. Ha habido muchos ejemplos a lo largo de los años de compañías extranjeras que se instalaron en Israel, lo cual se ha multiplicado, cuando vieron cómo funcionan aquí las cosas. Creo que el mejor ejemplo es lo que pasa en el campo de los coches autónomos , que incluye también la infraestructura inteligencia, las carreteras apropiadas, lo que entraría en la categoría general de “transporte inteligente” o “movilidad inteligente”. En Israel no funciona esa industria, pero sí operan aquí empresas de ese campo. La primera fue General Motors y luego vinieron otras que construyeron una especie de eco-sistema. Dijeron a emprendedores israelíes “ésto es lo que necesitamos” y ahora vemos en Israel cientos de start-ups  que desarrollan tecnologías muy interesantes para ese campo aunque no hay aquí industria automotriz.

Pero al mismo tiempo intentamos también ser modestos. Otros países pueden trabajar de otra forma, tanto a nivel gubernamental como de las empresas. Y no es bueno ni inteligente pensar que nosotros sabemos hacer todo mejor que otros. Por eso, siempre que viajamos y nos encontramos con gente en otros lados, sabemos que podemos enseñar pero siempre intentamos también , y mucho, aprender.

 

 

 

EL ECO-SISTEMA ISRAELÍ Y LA INNOVACIÓN

P: Aharon Aharon disertará en Punta Tech sobre el eco sistema israelí y la innovación. ¿Qué cabría destacar al respecto?

R: Evidentemente hablará sobe el eco-sistema israelí relacionado a la innovación, combinando su historia personal en todo ello. Es que en este sistema está el componente del ejército , el de la academia, los start-ups , las grandes empresas y las compañías multinacionales que funcionan en Israel .Y la carrera de Aharon ha  pasado justamente por todas esas estaciones. Ha estado en el ejército, enseñó en el Technion, tuvo un Start-up, dirigió la oficina israelí de Apple, que es una multinacional. Así que conoce todo de primera mano y a fondo.

 

P: Todos sabemos que desde hace unos años se ha pegado a Israel la etiqueta de “start-up nation”. ¿Cómo se siente con esa expresión?

R: Ante todo diría que es justificado que se llame así a Israel . Creo que una de las explicaciones sobre cómo se llegó a eso es que el  eco-sistema israelí realmente es desarrollado, pero no solamente porque tenga todos los elementos sino porque aquí hay una singular interacción y dinámica entre todos ellos.  No  es extraño que en  la Autoridad de Innovación, que es de hecho un marco que representa al gobierno, hagamos algo en cooperación con alguna unidad militar que usa alta tecnología o que haya un “hackathon” , un gran evento de interacción con start-ups, y que el convocante sea una empresa multinacional. O sea que acá, lo singular es la combinación de todo.

 

P: ¿Hay influencia de la forma de ser del israelí, una dimensión cultural?

R:  Sin ningún lugar a dudas.   En Israel la idea es que hay que estar dispuestos a tomar riesgos. Nosotros, en la Autoridad de Innovación, tomamos muchos riesgos. Es lo central. Y también los emprendedores lo hacen. En lugares en los que lo que prevalece es el temor a dar un paso nuevo, en los que  lo que predomina es el temor a fracasar y no el deseo de tener éxito, no puede haber una start-up nation.

 

P: Hay que animarse.

 

R: Por supuesto. El que no está dispuesto a fracasar, nunca tendrá éxito.Y te diré al mismo tiempo que no nos contentamos con ser “start-up nation”. Queremos ser “scale-up nation”. Es que lo primero significa que aquí hay mucha investigación y mucho desarrollo. Y las casi 350 empresas multinacionales que operan en Israel, se dedican en gran medida a eso investigación y desarrollo. Pero queremos ver acá empresas enteras, que haya acá más producción, más apoyo técnico, más marketing y ventas porque eso deriva también en mayor cantidad de empleos con buen sueldo. O sea, queremos ver en Israel más compañías  con todas sus funciones. Queremos pasar de start-up nation a scale-up nation.

 

 

P: Recién mencionaba el tema cultural y creo que en Israel un elemento clave es la sensación de que todos se conocen, que de que coincidieron en el servicio militar o por otro lado.

 

R: Sin duda hay mucho de eso. El tamaño también influye, claro. Pero no es sólo que todos se conocen sino que la gente se encuentra, habla mucho, es como que se intercambia mucha idea, tú haces así, yo hago así, entonces podemos hacer cosas juntos. Eso nutre mucho, y sí, es parte de la forma de ser del israelí.

 

P: ¿En qué medida considera que parte de la explicación de los logros de Israel radica en el hecho que tuvo que lidiar con dificultades, con numerosos desafíos?

 

R: Es cierto. Se dice que la necesidad es la madre de todos los inventos. Pero dicho sea de paso, creo que es cierto no solamente en temas de seguridad. Israel es muy avanzado también, entre otras cosas, en el tema de desalinización de agua y riego, simplemente porque no hay suficiente agua.Así que si eso siempre es cierto, también lo es en nuestro caso.

 

P: ¿Le parece que Israel, que está por cumplir 70 años de independencia, ya dejó atrás esa sensación de que las cosas son difíciles? ¿Se ha llegado a “estamos bien”?

 

R: Creo que como estamos hablando de logros en tecnología, es clave recordar que solamente el 8.3% de la mano de obra de Israel está en hightech, o sea en alta tecnología. Si en high tech las cosas están bien, quiere decir que el 8.3%  está bien a ese nivel. El resto no lo disfruta.  Y esos son 270 mil personas que trabajan en ese campo. Queremos duplicar ese número en cinco años y llegar a medio millón de personas.  Claro que es muy difícil.  Hay que hacer muchas cosas para alcanzar esta meta.

 

P: Pero si esa cantidad de gente está en high tech , hay más gente en la sociedad que se ve influenciada y beneficiada por ella ¿no?

 

R: Sí, por cada persona en high tech 3 a su alrededor también ganan algo…por ejemplo los abastecedores de las compañías…eso da el 24%, algo más, pero no es suficiente. Pero hay que esforzarse todavía en otro sentido . En el mundo de hoy hay mucha competencia  y hay que tratar siempre de ser mejores por más que todos quieran venir aquí e imitar lo que hacemos.  O sea, hay que esforzarse porque así hay que hacer, no porque las cosas sean difíciles en Israel.

 

P: ¿Considera que acá tiene que haber algo más allá del deseo de tener éxito económico?

 

R: Aquí tiene que haber un desafío que vaya más allá de ganar dinero. Querer inventar algo nuevo. Y creo que todas las grandes invenciones israelíes, tienen un común denominador: de una u otra forma, tratan de convertir al mundo en un lugar mejor. Hay tecnologías para ayudar a que quien tiene problemas de visión pueda ver, para que quien está en silla de ruedas se pueda parar y caminar.

P: Entonces ¿qué se precisa?

R: Pasión .Quien simplemente quiere hacerse millonario, lo más probable es que no tenga éxito. Además, estadísticamente, la mayoría de los start-ups fracasan. Pero todos inician su camión seguros de que tendrán éxito.

 

P: Danny, usted está en su cargo hace sólo unos meses, tras años en el sector privado. Viendo a Israel ahora desde la óptica “oficial” ¿conoce otras dimensiones?

 

R: Yo sabía el interés que Israel despierta, pero estar aquí en una posición oficial y ver prácticamente la peregrinación de delegaciones de todo el mundo para conocer lo que se hizo aquí, es impresionante, realmente especial. Esto es un símbolo de Israel y la  verdad es que eso es lo que me atrajo. Representar a Israel en un área que sin duda muestra lo mejor del país. Innovación es el lindo Israel. Así que aunque durante años nunca había pensado que estaría en el sector público, estoy muy satisfecho de haber dado este paso y de estar aquí.