Colaboradores
Así lo vio

Desde la tribuna en SP: un uruguayo en el partido entre Francia y Bélgica

Agustín Castelli tuvo la ocasión de ver en el Estadio de San Petersburgo uno de los mejores partidos de la Copa del Mundo.
11.07.2018 11:11
2018-07-11T11:11:00

La sensación es extraña. Hay clima de fiesta, pero poca pasión.

Los belgas son los más entusiastas, ya se notaba en las calles de San Petersburgo, no sabemos si por su posibilidad de "primera vez" o porque la veta germana los hace más locos y borrachos que a los franceses.

Con la esperanza de ver a Uruguay y copar el estadio con el "soy celeste" y "Cielo de un solo color" nos la jugamos al milagro de llegar a semifinales. No pudo ser y en ese sentido las sensaciones son encontradas. Los dos equipos en la cancha parecen superiores a nosotros, pero con el cuadro completo y en una buena tarde le plantamos la cara a cualquiera. . . pero sin Cavani o Suarez, muy imprecisos con la pelota y en una mala tarde de Muslera es tarea imposible.

El partido empieza bárbaro, la primera profunda es para Francia, pero sólo la primera. Luego Bélgica se planta muy bien, mantiene su línea de 3 y eso genera que cope el mediocampo. Además distribuye muy bien la pelota y busca y arriesga, a veces triangulando rápido, a veces jugándosela en los mamo a mano. . . y casi cosecha, pero el golero de Francia salva varias veces el arco y nos trasmite a todos que será muy difícil hacerle un gol

Me hace acordar a los cuadros chicos cuando se enfrentan a los grandes, si no aprovechan el momento luego lo van a pagar.

Nadie canta, solo algunos gritos aislados. El más bullanguero es un brasileño que tengo cerca. Obviamente a favor de Francia, San Petersburgo está lleno de ellos, rencorosos con los belgas que les robaron la fiesta. Me ven con mi bandera uruguaya y me dicen "este era nuestro partido". . . y si se vinieron en fija, tenían derecho porque venían bárbaro, no como nosotros que metemos una buena cada veinte años.

La tribuna no sufre, disfruta el espectáculo, conversan, se levantan para comprar cerveza y luego se levantan para ir al baño, incluso los belgas y franceses. Para nosotros es incomprensible, nos enoja tanto movimiento frívolo en una celebración que, si jugara Uruguay, sería casi religiosa.


También se nota que hay mucho público "no futbolero". Una peruana me pregunta por quien hincho, le digo que por Francia porque Griezmann es casi uruguayo y le recuerdo que no grito el gol contra nosotros. Me mira como si le hablara en chino y me pregunta dónde juega Griezmann. . . último diálogo.

El dominio se mantiene durante la primer media hora y lo de Francia es claro: esperan la chance, pero cuando agarran la pelota salen rapidísimo. Con un par de avisos, preocupan a los belgas que ya no arriesgan tanto y con esto se empareja el trámite y se nos va el primer tiempo.

De nuevo a las colas por cerveza y algo más. Inventaron unos soportes que llevan hasta 4 cervezas, vemos pasar a varios con uno en cada mano. . . sigue la fiesta.

Pensamos que el partido merece un gol, y en particular de Bélgica porque es quien más lo busco. Y también pensamos que sería más lindo para el partido un gol belga que obligue a Francia a salir a buscar.

Pero pasa lo contrario, córner y gol de Francia. Otra vez la pelota quieta marcando presencia en el mundial.
Siguen los típicos diez minutos, en los que el cuadro que hace el gol se agranda y el otro queda grogui, pero ahora es Francia quien no aprovecha su momento.

Mbappé nos confirma que es muy bueno y muy pizarrero, ahora aparecen los taquitos.

La tribuna se agita un poco, pero solo un poco, el brasileño sigue siendo la voz cantante, ahora pregunta en voz bien alta por qué no está jugando Lukaku. . . nadie le dice nada.

Bélgica intenta y tiene chances, pero el golero francés cumple el pronóstico, ataja hasta las que van afuera.

Se nos van los minutos y Bélgica como si nada. Intenta con algunos cambios pero nada transgresor, encima el último cambio es pasada la hora. . . ni un pelotazo al área, ni una patada, ni mandar al 2 a jugar de 9, no salen del libreto ¿No se dan cuenta de que pierden una chance histórica o no les importa?

Francia parece Uruguay, todos defendiendo en sus últimos 25 metros. "Pusieron la bañadera" comentamos, y se pierde varias contras en las que pudo definir el partido.
Al final, nos copiaron la receta, esperamos la chance, hacemos un gol y a defender " hasta con perros cimarrones".

Y así se acaba el partido, ahora viene la carrera por llegar el metro. Por suerte está todo súper organizado y no hay problemas. En el metro nadie canta, nadie hace chistes, nadie viene enojado. Es un ambiente más de salida de cine que de estadio. . . y otra vez el comentario de un brasileño: "¡Qué diferente hubiese sido un Uruguay Brasil!"