Locales

Méritos y merecimientos

Demanda que Italba Corporation interpuso contra Uruguay “carece de méritos jurisdiccionales y de fondo”

El embajador en Estados Unidos, Carlos Gianelli, compareció en una audiencia ante el Ciadi.
14.11.2017 20:00
2017-11-14T20:00:00

La demanda que la empresa de telecomunicaciones estadounidense Italba Corporation interpuso contra Uruguay por revocarle una licencia carece de méritos jurisdiccionales y de fondo, alegó el gobierno uruguayo en una audiencia ante el organismo internacional que aborda este asunto.

En 2011, el gobierno canceló a la subsidiaria de Italba que operaba en Uruguay, Trigosul S.A., un permiso que se le había concedido en 2000 para ofrecer servicios de banda ancha alegando irregularidades en su funcionamiento.

Italba reclamó entonces ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), que en 2014 falló a favor de la empresa y consideró de "insubsanable nulidad" los motivos que alegó el Ejecutivo para anular sus servicios.

No obstante, el 24 de marzo de 2016 la empresa denunció al Estado uruguayo ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial, con sede en Washington, en reclamo de 100 millones de dólares de indemnización por considerar que el Estado uruguayo violó con su decisión un Tratado Bilateral de Inversiones (TBI) entre Uruguay y Estados Unidos.

La Presidencia difundió el discurso que el embajador de Uruguay en Estados Unidos, Carlos Gianelli, hizo este lunes en una audiencia ante el Ciadi, en el que señaló que "todos los reclamos presentados en este juicio por Italba carecen de méritos, tanto los jurisdiccionales como los de fondo, así como su reclamo de daño".

Así, Gianelli indicó que "el art. 26 (1) del TBI, que establece un periodo de prescripción de tres años, impone un límite jurisdiccional" y que por tanto "todos los reclamos de Italba caen fuera del período de los tres años y están prescriptos".

Además, señaló que "no queda lugar a dudas que los permisos precarios y revocables de Trigosul no constituyen una inversión protegida por el TBI".

"Es por este motivo, entre otros, que todos los reclamos de Italba que están basados en estos permisos, deben ser desestimados por falta de jurisdicción", afirmó el embajador.

Gianelli expresó también que "Italba no ha probado aún que es dueña de Trigosul o que la controla (...) porque sus acciones no fueron válidamente transferidas a Italba y no hay prueba de que Italba aportó los montos de capital que alega".

El embajador alegó también que "Italba no tiene derecho a beneficiarse del TBI entre Uruguay y Estados Unidos porque no tiene actividades comerciales significativas en Estados Unidos".

No obstante, el embajador manifestó que en caso de que el Ciadi decida que existe jurisdicción, solicitarán que el Tribunal deniegue todos los reclamos de Italba "en los méritos" y determine que no ha sufrido daños compensables por ningún acto violatorio del TBI".

Además de Gianelli, la delegación uruguaya que intervino este lunes estuvo conformada por el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma, y contó con la asistencia de las abogadas Marianela Bruno y Sara Ilha, de la escribana Silvana Sena y de los profesionales del Estudio Jurídico Foley & Hoag LLP.

En la presentación se recordó también que es la segunda vez que Uruguay comparece en un arbitraje por reclamo de inversores bajo un tratado bilateral de inversiones administrado bajo las reglas del Convenio Ciadi y que el Estado salió victorioso en una demanda que interpuso la tabacalera Philip Morris.

(Fuente: EFE)

Te puede interesar Presidencia defenderá en Estados Unidos regularización de la marihuana