Salud
Por los peatoncitos que vienen

Vivir en un barrio donde se puede caminar podría reducir el riesgo de asma de los niños

Así lo sugiere un estudio llevado a cabo en Canadá, sobre una muestra de más de 320.000 niños.
13.06.2018 07:33
2018-06-13T07:33:00

Los niños podrían ser más propensos a desarrollar asma si viven en vecindarios en los que es difícil caminar, según un nuevo estudio.

Los investigadores analizaron datos de más de 326,000 niños en Toronto que nacieron entre 1997 y 2003, y les hicieron un seguimiento hasta que tuvieron entre 8 y 15 años de edad.

El 21 por ciento de los niños desarrollaron asma, y el hecho de que el vecindario de un niño fuera un lugar por donde se pudiera caminar poco se asoció con un riesgo más alto de asma, mostraron los hallazgos.

"Descubrimos que los niños que viven en vecindarios donde no se puede caminar mucho eran más propensos a desarrollar asma y a seguir teniendo asma durante la niñez tardía", comentó la autora del estudio, la Dra. Elinor Simons, alergóloga pediátrica en la Universidad de Manitoba y en el Instituto de Investigación del Hospital Pediátrico de Manitoba.

"Estos hallazgos muestran una relación entre la falta de actividad física día a día, o un estilo de vida sedentario, y el desarrollo de nuevos casos de asma y la continuación de estos en los niños de Toronto", explicó en un comunicado de prensa de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society).

Pero el estudio no demostró que caminar poco provocara que el riesgo de asma aumentara.

La investigación previa ha examinado la posibilidad de caminar por los vecindarios y las enfermedades crónicas como la diabetes en los adultos, pero se cree que este estudio es el primero en estudiar la posibilidad de caminar y el asma infantil.

"Otras ciudades grandes podrían tener unos patrones de posibilidad de caminar por los vecindarios parecidos a los de Toronto, y se podrían observar asociaciones con el asma infantil", indicaron los autores del estudio, según informa HealthDay.

Los investigadores sugirieron que esta posibilidad de caminar puede mejorarse "con una mayor ubicación de servicios (como supermercados) en los vecindarios residenciales, y añadiendo caminos para peatones entre las carreteras para mejorar la conexión entre las calles".

Simons añadió que "es importante indicar que este estudio midió las características físicas y no examinó las características sociales, como puede ser el crimen y la seguridad en el vecindario, o las razones culturales para caminar en lugar de usar otros medios de transporte. Estas características también necesitan estudiarse y tenerse en cuenta".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 1 de junio de la revista Annals of the American Thoracic Society.

Montevideo Portal