Salud
Algo en común

Autismo, trastorno bipolar y esquizofrenia comparten características genéticas

El hallar una “firma molecular” común entre estos trastornos significa un importante avance.
12.02.2018 11:00
2018-02-12T11:00:00

Al examinar tejido cerebral, unos investigadores afirman que encontraron similitudes entre ciertas enfermedades mentales, incluyendo el autismo y la esquizofrenia.

Específicamente, se encontraron patrones similares de expresión génica en personas con autismo, esquizofrenia y trastorno bipolar, señalaron los investigadores.

La expresión génica se refiere al proceso en el cual las células convierten las instrucciones genéticas en proteínas.

"Estos hallazgos proveen una firma molecular patológica de estos trastornos, un gran paso adelante", afirmó el autor principal del estudio, Daniel Geschwind.

"Ahora, el desafío importante es comprender cómo surgieron esos cambios", añadió Geschwind, director del Centro de Investigación y Tratamiento del Autismo de la Universidad de California, en Los Ángeles.

"Mostramos que esos cambios moleculares en el cerebro se conectan con causas genéticas subyacentes, pero aun no comprendemos los mecanismos mediante los cuales esos factores genéticos conducirían a esos cambios", comentó Geschwind en un comunicado de prensa de la universidad recogido por HealthDay News.

Su equipo analizó el ARN de 700 muestras de tejido de los cerebros de personas fallecidas que tuvieron autismo, esquizofrenia, depresión bipolar, depresión mayor o un trastorno de abuso del alcohol. Compararon las muestras con muestras de cerebros de personas sin enfermedad mental.

Aunque hubo mucha coincidencia en los patrones de expresión génica asociados con afecciones como el autismo y la esquizofrenia, las personas con depresión mayor tenían patrones de expresión génica no observados en otros tipos de enfermedad mental, dijeron los investigadores.

Ahora que los investigadores tienen cierta comprensión sobre las causas, el próximo paso es comprender los mecanismos subyacentes "para desarrollar la capacidad de cambiar esos resultados", añadió Geschwind.

El estudio aparece en la edición del 8 de febrero de la revista Science.

Montevideo Portal