Letras Saladas

Letras Saladas: cómo es ser un deportista uruguayo en el exterior

Julián Schweizer, que se fue a Costa Rica hace ya cuatro años, nos cuenta las vicisitudes de ser un deportista uruguayo en el extranjero.
13.07.2018 13:46

En esta edición de Letras Saladas voy a hablar sobre cómo es para un deportista uruguayo vivir en el extranjero. Obviamente, ni soy el primero ni voy a ser el último deportista que representa a nuestro país y que le tocó emigrar para poder comenzar a vivir sus sueños.

Como mencioné en repetidas ocasiones, me fui de Uruguay cuando tenía diecisiete años y sin haber terminado el liceo. Hoy ya llevo cuatro años viviendo en Costa Rica, lugar que hoy en día paso a ser muy importante para mí. Como todo, tiene su lado sus lados positivos y los no tan positivos. Al alejarme de casa, solo y de tan joven, me tocó aprender muchas cosas de la vida cotidiana sumadas a la de ser un deportista de alto rendimiento.

Creo que siempre que uno está viviendo lejos de su país para vivir su sueño tiene más, porque el sacrificio de estar alejado de casa trae sus recompensas. En lo personal disfruto mucho de Costa Rica, es un país de una población y superficie similares a la nuestra y con una cultura bastante parecida. El clima (caliente todo el año), la constancia y perfección de las olas hacen que este sea uno de los lugares preferidos por los surfistas en el mundo. Tengo un circulo de amigos de varias partes del mundo que hacen que no extrañe tanto.

Por otro lado, no todo es color de rosas cuando uno se encuentra viviendo solo lejos de casa. Por más que sabés por qué es que estás donde, siempre vas a extrañar tu país, tu familia, tus amigos y el lugar donde creciste, entre otras muchas cosas. En mi experiencia, cuando uno está en el circuito de entrenar, descañar y disfrutando, se le hace más fácil.

Pero, por ejemplo, cuando te toca estar unos días enfermo o las cosas no salen tan bien en los entrenamientos como nos gustaría, es cuando uno extraña más estar con su familia y los amigos de toda la vida. Supongo que esto no es algo nuevo entre los deportistas que viven en el exterior o que me suceda solo a mí.

Cuando uno anda por el mundo, a los uruguayos normalmente nos reconocen por las mismas cosas: el futbol (y más después de un mundial en donde la celeste hizo un gran papel), por ser el primer país latinoamericano en legalizar la marihuana, por la legalización del aborto, por el matrimonio igualitario, por los discursos del Pepe Mújica, por la carne y por el mate.

Es increíble la popularidad que viene ganando el mate a nivel mundial: ya me pasó en varias partes del mundo el ir caminando con termo y mate, y que la gente lo reconozca fácilmente. También experimente situaciones no tan gratas en donde le terminás explicando a la policía o autoridades qué es el mate y por qué lo tomamos, y en más de una ocasión termine dándole de probar mate a los policías.

En conclusión: vivir fuera del país persiguiendo un sueño tiene sus ventajas y desventajas, lo cierto es que normalmente siempre vas a ser el extranjero y siempre vas a llevar tu cultura a donde sea que vayas. ¡Me siento orgulloso de haber nacido en Uruguay y de representar a la celeste en mi disciplina alrededor del mundo!

ESCRIBE

Julián Schweizer

Joven surfista uruguayo radicado en Costa Rica desde hace tres años. Además de ser campeón nacional de Longboard por partida doble, logró una Plata en un Panamericano y está clasificado para el LQS (Longboard Qualifying Series). Letras Saladas es un espacio donde relata sus peripecias mientras busca cumplir su sueño: conquistar el mundo del longboard.

Ver todas las columnas