Letras Saladas

"Mi mayor objetivo va a ser mantenerme dentro de la élite del longboard mundial"

Julián Schweizer comienza #LetrasSaladas, un espacio donde relatará sus peripecias mientras busca cumplir su sueño: conquistar el mundo del longboard.
15.09.2017

Mi nombre es Julián Schweizer, tengo 20 años y soy un surfista y longboarder nacido en Montevideo. Desde hace tres años comparto mi residencia entre Costa Rica y Uruguay. Como cualquier uruguayo en mi infancia jugué al fútbol; también practiqué basquetbol y tenis. Pero ninguno de estos deportes me atrapó tanto como el surf.

Desde que tengo memoria, voy durante todo el verano y los fines de semana de invierno a La Paloma. Tanto es así, que en mis últimos años, los meses que paso en Uruguay estoy ahí. Fue este balneario el que me vio nacer como surfista. Mis padres siempre me recuerdan que cuando pasaba por las playas y veía a las personas en el agua les pedía un "disfraz" de surfista. Fue así como una navidad hace aproximadamente 10 años me regalaron el primero de tantos.

Los primeros años solamente surfeaba durante el verano, pero a medida que fui creciendo, fue creciendo, a su vez, mi amor y pasión por este deporte y dejó de ser solamente un deporte para el verano. Viviendo en Montevideo fue bastante difícil mantener la constancia de surfear todas las semanas durante el invierno. En más de una ocasión, cuando las olas estaban buenas, convencía a mis padres de ir a surfear por el día al este. Todas las faltas que podía tener en el año me las guardaba para cuando entraban las olas.

Fue así que, hace casi 5 años, les planteé la idea de conseguir a alguien para poder entrenar y mejorar mi surfing. Me contacté con Diego Naranjo en Costa Rica para ir a hacer una clínica de entrenamiento. Justo ese mismo año fuimos junto a Lucas y Santiago Madrid y Matías Nóbrega a entrenar con él.

A la vuelta de esas intensas semanas y de darme cuenta de verdad qué es ser un surfista profesional, volví a Uruguay emocionado y decidido a que quería irme a vivir ahí para poder continuar entrenando. Era de esperarse que la primera reacción de mis viejos fuera la de no darme mucha bola; costó bastante irlos convenciendo de que ese era mi sueño. La primera fue mamá, después con la ayuda de ella fue bastante más fácil convencer al viejo de que me dejé ir por siete meses a perseguir mi sueño. En ese momento, yo estaba en 5to de liceo y una de las condiciones que me pusieron fue que cuando volviera, terminara el liceo, para después poder también estudiar una carrera terciaria.

Por suerte, hoy ya culminé el liceo y cerré un ciclo muy importante en mi vida. Este año comencé a estudiar marketing en una universidad a distancia en Buenos Aires. Es a distancia porque es la única forma que tengo de poder continuar con mis estudias a la vez que entreno, compito y viajo.

En este momento estoy clasificado a competir en la élite del longboard mundial, en el WLT (World Longboard Tour). Mi primer gran sueño hecho realidad. La verdad es que todo lo que me viene sucediendo en estos últimos años viene siendo increíble.

Mi mayor objetivo hoy va a ser mantenerme dentro de esta élite, este va a ser el mayor desafío de mi carrera hasta el momento. Ganas de entrenar y seguir mejorando sobran.

En #LetrasSaladas, que funcionará como una suerte de columna quincenal, voy a comenzar a contar un poco sobre mi día a día, mis aventuras, entrenamientos, viajes y compartiré anécdotas. Estoy emocionado de poder empezar a transmitir lo que vivo, mis sueños y mis metas. ¡Espero que lo disfruten tanto como yo!

ESCRIBE

Julián Schweizer

Joven surfista uruguayo radicado en Costa Rica desde hace tres años. Además de ser campeón nacional de Longboard por partida doble, logró una Plata en un Panamericano y está clasificado para el LQS (Longboard Qualifying Series). Letras Saladas es un espacio donde relata sus peripecias mientras busca cumplir su sueño: conquistar el mundo del longboard.

Ver todas las columnas