Letras Saladas

"Este resultado me motiva a seguir poniendo cada vez más ganas"

El joven longboarder uruguayo, que logró un tercer lugar en el circuito mundial, cuenta cómo fue esta hazaña en una nueva Letras Saladas.
06.04.2018 12:20

En esta nueva #LetrasSaladas voy a hablar sobre mis dos últimos campeonatos de la WSL (World Surf League) en Portugal. Fueron las primeras dos paradas de la pierna europea del circuito mundial. La primera fue en Espinho al sur de Porto del 16 al 18 de marzo y la segunda en Costa da Caparica al sur de Lisboa del 29 al 31 del mismo mes.

Este fue mi segundo año compitiendo en estos campeonatos portugueses. A diferencia del año pasado, esta vez conocía mejor el lugar, las playas, las comidas y las personas. Una vez más amigos portugueses me recibieron con los brazos abiertos. Como siempre digo, no hay mejor forma de viajar y conocer un lugar que estando con las personas locales.

El clima durante los primeros días no ayudó mucho, estuvo muy tormentoso y muy, muy frío. Pero, por suerte, eso fue cambiando y el clima fue mejorando poco a poco, nunca llegó a estar caliente, pero por lo menos los días rondaban en los 16-18 grados.

El primer evento que tuvo lugar en la playa de Espinho se corrió con condiciones muy difíciles. El mar estaba tormentoso y muy grande, lo que no nos ayudaba mucho. Es una playa en donde las olas tienen mucha fuerza y cuando se pone grande es bastante pesado, tanto es así que con la marea baja en el primer día de competencia nadie pudo pasar la rompiente. Durante esta dura jornada me tocó entrar al agua dos veces: la primera, con marea baja y surfeando una ola resguardada contra un muelle, logré avanzar en primera posición. La segunda vez fue en la tarde, con la marea más alta y las olas un poco más acomodadas, y logré seguir avanzado hacia los octavos de final.

Un poco de sol y buenas olas hacían falta ????

Una publicación compartida de Julian Schweizer ?? (@julian_schweizer) el

El segundo día, en cambio, me tocó despedirme del evento en octavos de final frente a un francés por 0,06 puntos sobre 20 posibles. Me fui con un noveno puesto, pero con un sabor un poco amargo sabiendo que podría haber llegado más lejos.

Por suerte la revancha no tardó en llegar. La segunda etapa se corrió todo en un maratónico día de competencia. En la mañana, con la marea baja, poco viento y olitas divertidas, conseguí avanzar las dos primeras rondas y meterme en las semifinales. En la tarde las condiciones cambiaron un poco: subió la marea, entró un viento más fuerte y las olas se desacomodaron un poco, pero esto no impidió que, eligiendo bien las olas, me lograra asegurar un lugar en la gran final.

La final fue contra tres grandes y experimentados longboarders. Primero se ubicó Antonie Delpero (excampeon mundial ISA), segundo Ben Skinner (multimple campeón europeo y top mundial), y cuarto Rodrigo Spidher (tercero en el mundo en el 2015 y 2014). Por mi parte, logré colocarme tercero con una ola de de 8,43, la segunda con puntaje más alto de la batería.
En lo personal, se trató de un campeonato muy importante en el que pude demostrar mi nivel y ver que poco a poco estoy más cerca de los grandes de este deporte.

El viaje lo disfrute mucho no solo por los resultados conseguidos, sino también por reencontrarme con amigos que hace tiempo no veía y poder conocer lugares increíbles, como por ejemplo Nazaré, el lugar con las olas más grandes del mundo. Quiero agradecer a todos los amigos que hicieron este viaje increíble, también gracias a mis patrocinadores que hace que cada viaje sea posible. Ni que hablar que este resultado me motiva a seguir poniendo cada vez más ganas y energías en mejorar. Siento que todavía tengo mucho para mejorar. ¡Vamos por más!

ESCRIBE

Julián Schweizer

Joven surfista uruguayo radicado en Costa Rica desde hace tres años. Además de ser campeón nacional de Longboard por partida doble, logró una Plata en un Panamericano y está clasificado para el LQS (Longboard Qualifying Series). Letras Saladas es un espacio donde relata sus peripecias mientras busca cumplir su sueño: conquistar el mundo del longboard.

Ver todas las columnas