Letras Saladas

"Aprendí de las derrotas y disfruté mucho de las metas cumplidas"

En la última #LetrasSaladas del año, Julián Schweizer hace un repaso del año y cuenta cómo fue lograr una nueva medalla en los Panamericanos.
27.12.2017 14:24

Y así llegamos a la última edición de #LetrasSaladas de este 2017. Fue un año soñado deportivamente, en donde logré una de las principales metas en mi carrera: entrar al World Longboard Tour, y tuve, además, la suerte de traer otra medalla panamericana a casa; esta vez, la de bronce.

Hace un par de semanas atrás en Punta Rocas, Perú tuvieron lugar los Panamericanos de Surf 2017. Es una ola mítica, ubicada aproximadamente a 40 kilómetros al sur de Lima. Se caracteriza por ser un "point break" de olas derechas mayoritariamente, y por tener una de las rompientes mas constantes de todo Perú.


Me di el lujo de viajar con el seleccionado uruguayo, un muy lindo grupo de compañeros que se mantuvo unido durante todo el evento.

Mi participación comenzó en el día 3 de la competencia, en una serie contra el peruano Piccolo Clemente y mi compatriota Juan Malek. Los cuartos de final y la semifinal, en cambio, se corrieron el día 4, y accedí a avanzar a semifinales en una serie muy apretada hasta el último minuto contra un brasilero, un peruano y un chileno. La semifinal fue una serie en la que tuve que poner toda la famosa garra charrúa para lograr la clasificación: en la mitad del tiempo, y con tan solo una ola corrida, me golpeo con mi tabla y me abro la ceja... Yo sabía que necesitaba un puntaje mejor para poder avanzar, así que poco me importó tener la ceja abierta y volví remando hasta el fondo. Faltando un minuto y medio para el final logré agarrar mi mejor ola de la serie y dar vuelta el resultado, para así meterme entre los cuatro mejores del evento.


Las semifinales hombre a hombre, por su parte, se corrieron el día 5 y último de la competencia. Me enfrenté a un brasilero que me gano por apenas 0,25 sobre los 20 puntos posibles. Fue una serie donde quedó un sabor amargo porque se me escapó por muy poco. La pelea por la medalla de bronce fue frente al argentino Daniel Gil y, como estamos acostumbrados los uruguayos, fue una lucha apretada y de alto voltaje en donde se sufrió hasta el final. El último intercambio de olas fue el que definió que la medalla de bronce se iba para este lado del Río de la Plata.

Con este último evento cerré un año muy movido, que fue, sin lugar a duda, el mejor en materia deportiva, y aprendí de las derrotas y disfruté mucho de las metas cumplidas.

Lo que más me motiva es lo que está por venir: me espera un 2018 con varios campeonatos muy importantes y que me van a hacer recorrer gran parte del mundo. En la segunda semana de enero viajo a China a la isla de Hainan al mundial de la ISA (International Surfing Asossiation), que se va a correr del 19 al 25 de ese mes.

Para mi es un honor poder volver a representar al paisito y voy a hacer todo lo posible por meterme dentro de los primeros lugares. Como siempre digo, ganas sobran... ¡Vamos por más! ¡Feliz año para todos!

ESCRIBE

Julián Schweizer

Joven surfista uruguayo radicado en Costa Rica desde hace tres años. Además de ser campeón nacional de Longboard por partida doble, logró una Plata en un Panamericano y está clasificado para el LQS (Longboard Qualifying Series). Letras Saladas es un espacio donde relata sus peripecias mientras busca cumplir su sueño: conquistar el mundo del longboard.

Ver todas las columnas