Medioambiente
Volvió el juego de la ballena

Se viene el 13º lanzamiento de la temporada de ballenas: datos y consejos para observarlas

La Ruta de la Ballena Franca espera a estos cetáceos, que comenzaron a aparecer esporádicamente ya en los últimos días.
12.07.2018 09:09
2018-07-12T09:09:00

El mes de julio marca el lanzamiento de la temporada de avistaje de ballenas en nuestro país, la número 13 desde que se celebra oficialmente el pasaje de la ballena franca austral por las aguas uruguayas, considerándola "un emblema nacional y de la conservación marina".

Las ballenas francas (Eubalaena australis) arriban a las costas de Maldonado y Rocha entre julio y octubre en busca de aguas tranquilas y templadas para reproducirse, amamantar y cuidar a sus crías

La ruta de las ballenas francas comprende la Antártida, incluye Puerto Madryn (Argentina) y luego de su presencia en nuestras costas, el trayecto culmina en Florianópolis (Brasil).

Las inauguraciones protocolares se realizarán el 24 de julio en Piriápolis, el 25 en Punta del Este y el 28 en La Paloma.

En el caso de Piriápolis el lanzamiento se hará el 24 a las 10.30 hora en APROTUR (Rambla Rep. Argentina) y en Punta del Este a las 18.30 en el Salón Benito Stern del Espacio Gorlero (Av. Gorlero)

La Ruta de la Ballena Franca

La Ruta de la Ballena Franca, propuesta por la Organización de Conservación de Cetáceos, es un circuito costero interpretativo a través de los sitios estratégicos (faros, plataformas interpretativas, elevaciones naturales), para la búsqueda y el avistaje de la ballena franca austral, entre los departamentos de Maldonado y Rocha.

Los asociados turísticos que ofrecen este servicio deben cumplir requisitos específicos de
buenas prácticas ambientales, informó la OCC, a fin de garantizar el respeto a las normas medioambientales.

Recomendaciones para el avistaje que hace la OCC:

- Contrate los guías balleneros locales (capacitados y acreditados por OCC) qie brindan información idónea, actualizada y fidedigna.
- Lleve abrigo adecuado: campera resistente, guantes, gorro (mas abrigo que el común).
- Binoculares (10x50; 8x40) e idealmente cámara fotográfica.
- Busque señales. Durante la mañana o el atardecer, y días de menos viento para identificar: remolinos o movimientos del agua, aves marinas y el clásico resoplido (vapor)
- Mucha paciencia: las ballenas suelen estar hasta 15 minutos debajo del agua y a veces cuando descansan o duermen asemejan una enorme piedra o ni se las ve...
-Llevar agua y algo para comer y tomar (caliente mejor)

Sobre la ballena franca austral

La ballena franca es uno de los mamíferos mejor adaptados a la vida acuática. Su cuerpo robusto, ovalado, de gran tamaño, carece de aleta dorsal y de los surcos o pliegues ventrales (característica de la familia balaenidae). La cabeza está muy desarrollada, midiendo casi 1/3 del largo total del cuerpo.

Longitudes promedio de adultos: machos 14 metros, y hembras 16 metros.
Pesos promedio de adultos: 45 - 60 toneladas

Estos animales al adaptarse a la vida marina han perdido su cobertura pilosa (que tenía su antepasado terrestre) aunque no totalmente; actualmente podemos encontrar pelos (de 12 o 14 mm de longitud) en la punta del hocico y también en la mandíbula inferior. Su función se cree que es sensitiva.

La ballena franca austral tiene dos características exclusivas que las diferencia de las demás especies de las grandes ballenas: la primera es el modo de exhalación del aire en forma de "V" que puede alcanzar los cuatro metros de altura. Esta figura se forma porque posee dos orificios respiratorios externos, espiráculos, ubicados en la parte superior y posterior de la cabeza. Esta forma de soplido es importante porque permite identificar a la especie a mucha distancia sin la necesidad de ver a los animales. La segunda característica que distingue a la ballena franca es la presencia de callosidades, áreas de piel engrosada, elevada (aproximadamente 5 cm de grosor) y de consistencia córnea, ubicadas en distintas partes de la cabeza. La distribución, dimensión y forma de estos callos varían de una ballena a otra y no están sujetos a cambios con el correr del tiempo, por lo que son utilizados para identificar a los animales individualmente durante toda la vida (homologable a las
huellas digitales de los seres humanos).

La creencia popular asume que las ballenas expulsan un chorro de agua (aparece incluso en el escudo del departamento de Maldonado). Pero en realidad se trata de una nube de vapor que surge como consecuencia de la espiración para vaciar los pulmones. El aire exhalado húmedo, por enfriamiento condensa el vapor de agua circundante.

Los antiguos marinos aconsejaban no entrar en contacto con el soplido, que según ellos era acre, causaba irritación y quemaba la piel. Algunos aseguraban que olía tan insoportable que producía desarreglos cerebrales.

Las ballenas se alimentan en aguas frías (latitudes altas) durante el verano, migrando en invierno hacia aguas cálidas, (latitudes medias y bajas) con el objetivo de reproducirse presentando durante este periodo hábitos costeros.

Los bancos de krill, copépodos y anfípodos son su principal alimento. Se alimentan surcando el agua superficial, con la boca entreabierta. Van "colando" el zooplancton, con un método al que se llama "espumar".

Al final del verano abandonan las áreas de alimentación de las latitudes altas más frías, y buscan regiones costeras donde se concentran para el apareamiento, la parición, y la lactancia de las crías nacidas en el año subsiguiente a la fecundación.

De junio a noviembre la ballena franca austral busca bahías con estos fines, ubicadas entre los 20 y 30 º Sur.

La longevidad de la ballena franca aún es una incógnita, pero se presume que puede ser entre 50 y 70 años, aunque se ha descubierto un arpón clavado en una ballena que fue datado por carbono radioactivo de 120 años.

Temas relacionados: