Medioambiente
El que las hace las paga

Brasil: más de 2.000 acusados de deforestar la Amazonia deberán pagar indemnizaciones

La Procuraduría General de la República de Brasil les exigirá reparar los daños provocados y pagar elevadas indemnizaciones.
14.06.2018 19:20
2018-06-14T19:20:00

El valor sumado de las indemnizaciones exigidas puede llegar a unos 2.600 millones de reales (unos 702,7 millones de dólares), explicó la Procuraduría en un comunicado.

El grupo especial, integrado por 23 procuradores, actuará en 9 diferentes estados de Brasil, en los que se comprobaron agresiones a la mayor selva tropical del mundo, y presentará denuncias civiles contra todos los acusados de haber desforestado al menos 60 hectáreas de la Amazonia entre agosto de 2016 y julio de 2017.

Los deforestadores fueron identificados gracias a herramientas con las que cuenta el Gobierno, basadas en imágenes de satélite de alta resolución, para fiscalizar la deforestación en la Amazonia.

Esta tecnología permitió localizar 1.550 áreas de selva en la Amazonia en las que fueron desforestadas entre agosto de 2016 y julio de 2017 al menos 60 hectáreas de vegetación, con una extensión sumada de 162.000 hectáreas, e identificar a los propietarios de esos terrenos o a los responsables por la agresión ambiental.

Según la Procuraduría, de las 1.550 áreas desforestadas en el período analizado, 54 están localizadas en reservas ambientales, 18 en reservas indígenas y 644 en terrenos de propiedad del Gobierno federal de Brasil.

En los procesos civiles que instaurará ante la Justicia, la Procuraduría exigirá "la reparación del daño ambiental, mediante la prohibición de que se utilice el área desforestada para permitir la recomposición natural de la selva", explica el comunicado.

Pero también, añade la nota, se solicitará el pago de "indemnizaciones por daños materiales y morales difusos derivados de la deforestación".

La iniciativa contra los deforestadores forma parte de un proyecto conocido como "Protege la Amazonia" que es fruto de la colaboración entre el Ministerio Público y el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA).

La iniciativa utiliza imágenes de satélite y cruza las informaciones con bancos de datos públicos para identificar y producir pruebas contra los responsables por agresiones a la Amazonia, explicó la Procuraduría.

En una primera fase, lanzada en noviembre de 2017, fueron abiertos 1.088 procesos civiles contra 1.001 personas y empresas acusadas de haber devastado al menos 60 hectáreas de la Amazonia entre agosto de 2015 y julio de 2016.

En la primera fase fueron solicitadas indemnizaciones por un valor sumado de 2.400 millones de reales (unos 648,6 millones de dólares).

La Amazonia brasileña perdió 6.624 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal entre agosto de 2016 y julio de 2017, un área equivalente a la de la región metropolitana de Río de Janeiro y un 16 % inferior a la desforestada en el año inmediatamente anterior (2015-2016), según datos oficiales.

Fuente: EFE